Sin educación no hay cambio: la apuesta de la Fundación Universitaria Patricio Symes

Luis Francisco Bermúdez, teólogo y coordinador de proyección social y extensión de la Fundación Universitaria Patricio Symes, relata cómo desde su institución se busca promover el avance hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, a través de diferentes apuestas que conectan con la comunidad, hasta lograr transmitir el conocimiento haciendo énfasis en una formación humana y de valores.

Para Francisco, la mayor motivación proviene del trabajo realizado con colegios y el descubrir la importancia de motivar a sus estudiantes “al acercarse a cada una de las personas no solo en lo académico, es llegarle al corazón y permitir un conocimiento o una relación con Dios”.

Bermúdez explica que los rasgos distintivos de la institución, cuyo proyecto inició a principios de la década del 2000 por iniciativa del pastor Antonio Cortés junto a diferentes hermanos de la Iglesia Cruzada Cristiana, están orientados a la formación de principios bíblicos y valores éticos desde la práctica, “creemos que nuestra sociedad necesita una transformación sustancial, nos hemos dado cuenta que se requiere generar programas que impacten a la sociedad”.

En un país como Colombia en el que según el Banco Mundial del total de estudiantes que ingresa a una carrera universitaria, sólo el 50% puede finalizarla, para el teólogo resulta precisa la necesidad de formar profesionalmente a personas en un mundo que, hoy más que nunca, requiere humanos y humanas preparadas que respondan a la sociedad desde la fe con razones y argumentos.

Esta meta, relacionada con los ODS y en particular el ODS 4, enfocado en promover la Educación de Calidad, es la oportunidad de pensar en los estudiantes de “manera holística, desde el ser, el saber hacer y el saber relacionarse” y apuntar no solo a la transmisión de diversos conocimientos sino a incentivar la familia como base de la sociedad para generar transformaciones desde la educación.

Francisco IELCO

En medio de un contexto de altos índices de pobreza y desnutrición en niños, niñas y adolescentes, factores que también inciden en su acceso a la educación, el coordinador explica que es trascendental poder llevar la formación a zonas rurales a través de la educación virtual y así generar oportunidades que sean integrales e inclusivas, tal como lo han realizado junto al Instituto Bíblico Patricio Symes del que hacen parte de las 450 iglesias en ciudades y municipios donde está presente la Iglesia Cruzada Cristiana.

A tan solo una década de alcanzar la fecha límite para cumplir los ODS y en medio de una coyuntura en la que en Colombia se busca alcanzar la implementación de un acuerdo de paz, esta resulta una oportunidad para la creación de nuevas instituciones y formar personas integras, para ello, Francisco Bermúdez concluye que es necesario tener un corazón dispuesto para poder acercarse al conocimiento y poner en práctica lo que se va enseñar y transmitirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *