Empoderar a niños y niñas en el reconocimiento de sus derechos debe ser una prioridad en Colombia

Aunque Colombia ha ratificado los protocolos y tratados internacionales a favor de niños y niñas, su implementación continúa siendo uno de los grandes retos para poner a la niñez como el centro de las políticas públicas del país, prioridad que merece relevancia en el contexto actual.

La líder de incidencia de World Vision Fedra Rubio se ha dedicado 13 años a trabajar por este propósito y así promover en la agenda pública la niñez y la adolescencia, para que ellos y ellas sean incluidos en los planes de desarrollo, proyectos, decretos y leyes.

Colombia se enfrenta a un fenómeno en particular como lo es la naturalización de la violencia, un problema que se está replicando en niños y niñas quienes también están siendo violentos en sus contextos a la vez que sus padres los corrigen con más violencia, lo que deriva de un problema generacional, “estamos involucrándolos en ese círculo como una acción de respuesta”.

World Vision

World Vision

La respuesta, asegura Fedra, debe ser una solución conjunta que no solo incluya a niños y niñas, sino que a su vez permita la participación de su núcleo familiar, las comunidades y las instituciones, “se trata de empoderar a niños y niñas y que sepan que ellos tienen sus derechos”.

Fedra destaca que se ha avanzado en la garantía de los derechos de los niños y en la visibilización de su vulneración en un contexto donde la forma de violencia más usual es el abuso sexual. Según Medicina Legal entre enero y abril de 2019 se conocieron 8.230 casos reportados de violencia sexual contra menores con un incremento de 1.065 registros respecto del mismo periodo del 2018.

“Muchas veces uno dice, han aumentado los casos de violencia sexual, sin embargo, aquí la pregunta es ¿aumentaron los casos o los estamos visibilizando o ahora sí se está denunciando?, ese es el tema que hay que analizar”, expresa la experta.

Desde World Vision, ONG que trabaja en defensa de la niñez en el mundo y que ha hecho presencia en Colombia durante 42 años, brindando acompañamiento y asistencia a 70.000 niños y niñas del país, la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se han centrado en tres temáticas: desarrollo, incidencia y acción humanitaria con el objetivo de eliminar la violencia contra los menores de edad.

Es por ello, que la apuesta centrada en el objetivo 16: promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, es empoderar a la comunidad para que sigan trabajando en la protección de los niños y niñas, un proceso del que también hacen parte diversas organizaciones e instituciones incluidas las comunidades de fe. “Nuestro objetivo es que vinculen sus procesos a políticas de protección, y se aplican en su interior”.

“Se trata de enseñarles, darles herramientas para que puedan identificar esos procesos de crianza y de acompañamiento” y de esto modo generar procesos de no violencia que además deben ser direccionados según sus contextos y territorios, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *