Una segunda pandemia en Colombia: Los feminicidios

Si el año 2020 en Colombia fue preocupante por el aumento de feminicidios y violencias contra las mujeres, el año 2021 no parece tener un panorama distinto. 

En abril del año pasado, Ana Güezmes García, Representante de ONU Mujeres Colombia, expresó que “los impactos de las epidemias acentúan las desigualdades de género y el riesgo de violencia se incrementa en espacios de aislamiento”, estas palabras son aún más preocupantes en un país en el que ya existía un alto número de casos de violencias contra las mujeres desde antes de la pandemia, pues significa que los hechos violentos además de incrementarse, se transforman. Según información del Observatorio Feminicidios Colombia, de enero a diciembre del año 2020 se registraron 630 feminicidios, siendo agosto (69 casos) y septiembre (85 casos), los meses que presentaron mayor número de feminicidios, además, el año cerró con 62 casos en el mes de diciembre teniendo el mayor registro de casos en Antioquia (11), Valle del Cauca (8), Bogotá (7) y Cauca (5).

Como señaló la Directora Ejecutiva de Onu Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, “los avances modestos logrados desde 1995 hoy están bajo amenaza” y como mencionó en su declaración con ocasión del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, “La violencia que los hombres ejercen contra las mujeres es también una pandemia; una pandemia que precede y que sobrevivirá al virus. También necesita de una respuesta global y coordinada que cuente con protocolos de aplicación. También afecta a grandes poblaciones de todas las edades.” Aquí puede leer la Declaración de Phumzile Mlambo-Ngcuka: https://www.unwomen.org/es/news/stories/2020/11/statement-ed-phumzile-international-day-for-the-elimination-of-violence-against-women

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos, pronósticos, y manifestaciones, para el año 2021 la pandemia por violencia de género continuó activa en Colombia. Al 13 de enero, la Fundación Feminicidios de Colombia documentó 16 asesinatos a mujeres y niñas. La directora de la Fundación, para una entrevista con El Espectador, aseguró que los hechos de feminicidios “ocurren, en especial en los entornos familiares, hogares y viviendas: los lugares más inseguros para las mujeres son sus casas”. Esto es preocupante, pues para el 2021, al igual que en el año pasado, se siguen proyectando cuarentenas y toques de queda.

A partir de los feminicidios del 2021, y en memoria de algunas de las mujeres y niñas asesinadas, entre ellas Daniela (22 años), Yuri (32 años), María (53 años), Luz (50 años), Mildret (40 años), Norvic (51 años), Rosmery (37 años), Marbel (15 años), Maricel (29 años), Edilma (33 años), Érika (31 años), Adellys (11 años) y Maira (11 años), mujeres colombianas y organizaciones sociales y feministas han decidido salir a las calles a exigir el cese a cualquier tipo de violencia contra la mujer y a manifestar por medio de plantones, carteles y marchas que es necesario un cambio en la sociedad, resaltando que de ese cambio también deben hacer parte las instancias gubernamentales en busca de políticas públicas que promuevan el respeto y la igualdad, de garantías de seguridad para las mujeres y por supuesto, de educación y pedagogía para la no violencia en un país que históricamente ha vivido en conflicto desde muchas dimensiones sociopolíticas.

Como expresa Phumzile Mlambo-Ngcuka, “Igualmente importante son los cambios culturales que ayudan a evitar la violencia contra las mujeres desde el inicio. Para lograr estos cambios, necesitamos derribar estereotipos y actitudes que avergüenzan a las mujeres sobrevivientes y naturalizan y excusan los comportamientos de los agresores. Para ello, debemos sumar la participación de los aliados, entre ellos, hombres y niños. Después de todo, mientras que el virus no discrimina, un hombre o un niño puede elegir no ejercer violencia, y la sociedad puede guiarlo para que no lo haga y puede exigirle cuentas si lo hace. Todas estas acciones deben sucederse al mismo tiempo, continuamente y en colaboración, y en escala para lograrlo.”

Actualmente, el país atraviesa un momento crítico y es necesario que surjan respuestas positivas, que haya justicia y que no sigan incrementando los casos de feminicidios, además, es importante analizar y no olvidar que junto a los feminicidios, hay también otros tipos de violencia: física, psicológica, económica, simbólica, laboral y sexual que no pueden ser olvidados, ni subestimados, sino por el contrario deben ser atendidos y resueltos con prontitud, dignidad y acompañamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *