La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, una labor espiritual y social

Desde el compromiso por el bienestar humano, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días lleva a cabo dos proyectos humanitarios y sociales primordiales en su labor diaria a lo largo del territorio colombiano.

Uno de ellos, llamado “Manos que Ayudan”, hace referencia a aquellas manos que llevan el bien y que existen para servir a los demás, tratando a la humanidad como todas y todos queremos ser tratados; desde el amor, la compasión, el respeto y la solidaridad. Con este proyecto enfocado a la ayuda humanitaria o ayuda urgente ante emergencias, la Iglesia ha realizado desde el año 1998 diferentes acciones como donación de mercados o kits de alimentos en todos los departamentos de Colombia, construcción de pozos de agua potable en departamentos como la Guajira donde este recurso natural y primordial para la vida escasea para la población, ha realizado capacitaciones y donaciones de equipos para hospitales y médicos que están dedicando su vida a la reanimación neonatal acompañados también por personal médico local de las Iglesias de Jesucristo a nivel nacional e internacional. También ha realizado apoyo en emergencias, como el caso más reciente de San Andrés, Providencia y Santa Catalina donde el huracán Lota ocasionó daños materiales e inmateriales y la Iglesia hizo presencia con la donación de 50 tanques de agua, 5,000 radios y 20,000 pilas que ayudaron a mitigar y fortalecieron acciones en favor de la recuperación de la isla y su población. En tiempos de pandemia por Covid-19, se ayudó al gobierno de Colombia con una donación de 26,000 kits de alimentos y 20 respiradores mecánicos en diferentes regiones del país, además de acompañar constantemente a la población en todos los lugares de Colombia donde hay una sede de la Iglesia de Jesucristo. Conoce más acciones de la Iglesia 

Fotografía tomada de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Durante el 2020 la Iglesia realizó 27 proyectos de ayuda humanitaria en coordinación con el gobierno nacional y gobiernos regionales por los cuales se beneficiaron un total 413,000 personas.

“La iniciativa de Manos que Ayudan refleja el deseo que los miembros de la Iglesia tienen de seguir el ejemplo de Jesucristo por medio del servicio a los demás. Esta labor recibe los recursos de los servicios humanitarios de la Iglesia, y los proyectos los coordinan los líderes locales de la Iglesia. Este programa se estableció en 1998, y desde entonces cientos de miles de voluntarios han donado millones de horas de servicio a sus comunidades. Se inició en América del Sur, pero desde entonces se ha extendido a casi cada rincón del mundo.” 

Paralelamente, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días lleva a cabo desde el año 1982 un proyecto de Bienestar y Autosuficiencia orientado principalmente al apoyo a la enseñanza primaria, educación por un mejor empleo, a la enseñanza del inglés y la mejora de los negocios propios; esto siendo visto como un apoyo económico en especie, pues son acciones que posibilitan la consecución de mejores oportunidades en la vida. 

Este proyecto tiene el objetivo de acompañar a las comunidades en su crecimiento personal y profesional, brindando así mismo bienestar colectivo al permitir que las comunidades mejoren sus condiciones de vida y establezcan entornos más dignos. Bienestar y Autosuficiencia se creó bajo la creencia de pensar que el mundo necesita sostenibilidad para progresar, especialmente pensando en la niñez que viene detrás y necesita crecer en un mundo con oportunidades y posibilidades de una vida integral. Conoce aquí relatos de personas que han sido parte de este proyecto

Finalmente, es importante destacar que para la Iglesia de Jesucristo es esencial generar alianzas interreligiosas e interinstitucionales para generar mayores impactos positivos en la sociedad; desde esa conciencia, la Iglesia ha propiciado alianzas con instituciones como la Cruz Roja, el SENA, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, el Gobierno Nacional de Colombia, entre otras organizaciones que igualmente trabajan por el bien común y están en la búsqueda de construir mejores entornos. Además, mantiene las puertas abiertas para fomentar el trabajo colectivo sin afiliaciones políticas y desde la Inter religiosidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *